Get Adobe Flash player

biogra_1


image020
Jesús María nació en Bacubirito, Sinaloa el 6 de julio de 1858, a los 12 días fue llevado a la fuente bautismal por sus padres el Sr. Don Ignacio Echavarría Yañez y la Sra. Doí±a María del Refugio Aguirre Rochini, donde recibió los nombres de: JOSɉ MAR͍A FRANCISCO ROMULO DE JESíšS, fue el mayor de 12 hermanos.

Desde niño se distinguió por su virtud y manifestó gran afición por las prácticas de piedad y una filial devoción a la Santísima Virgen María. De joven sintió el llamado del Señor a ser su apóstol y se dirigió al Sr. Cura Monje de Badiraguato, quien lo envió al Seminario de Culiacán, donde realizó sus estudios para el sacerdocio.

 

image027Fue ordenado Sacerdote por el Excmo. Sr. Don Jesús María Uriarte y Pérez el día 28 de octubre de 1886.

 

Su primer ministerio lo desempeñó en el Seminario de Culiacán como prefecto y catedrático, con la aprobación de sus superiores. Posteriormente, fue Cura y Vicario Foráneo de la Parroquia del Fuerte, donde trabajó con celo verdaderamente apostólico y se hizo estimar por todos sus feligreses, así como en la Parroquia del Sagrario de Culiacán, a donde fue enviado posteriormente.
El cuidado y la educación cristiana de la niñez fue uno de los principales objetivos de su solicitud paternal. A este fin estableció en el templo la enseñanza catequística que él mismo desempeñaba, dos veces por semana, secundado por otras personas a quienes invitó al efecto.

image029Después fue nombrado Rector del Seminario de Culiacán; y el 3 de diciembre de 1902 Mons. Santiago Zubiría y Manzanera, segundo arzobispo de Durango y Admor. Apco. De la diócesis de Sinaloa, en virtud de que la diócesis Sinaloense era sede vacante, lo nombró el padre Jesús María Vicario general de la misma. El 16 de diciembre de 1904 el Papa Pío X lo nombra tercer obispo para la diócesis de Saltillo.

Después de prepararse convenientemente con el retiro y la oración, toma posesión de su cargo como obispo de Saltillo el 27 de marzo de 1905, cuyos fieles lo recibieron con júbilo y fiesta.
Como todo buen pastor, busca la Palabra de Dios, la motivación y la inspiración para su ministerio episcopal y por ello elige como programa el verso del apóstol Pablo: “Hacerse todo para todos, para ganarlos a todos para Cristo”.

El nuevo pastor recibe la diócesis con innumerables carencias y limitaciones materiales y espirituales, con una notable escasez de clero, 11 sacerdotes para una extensión territorial de 150 000 Km.2. Mons. Echavarría no se desanimó, puso en manos de Dios su amada diócesis y se dio a la urgente tarea de promover la vida cristiana en el estado de Coahuila; para ello organiza y estructura la enseñanza de la doctrina cristiana.

.

Fundo el Seminario el 30 de octubre de 1905, que se convirtió durante toda su vida en el objeto de su amor paternal.

 

En 1921, después de mucho orar y viendo que persistía la situación difícil la diócesis, fundó el Instituto de “Hermanas Catequistas Guadalupanas”, cuyo decreto de erección esta firmado en Roma el 4 de junio de 1923.

Las Hermanas serian el brazo derecho de los Sacerdotes y Párrocos de la extensa región de Coahuila; su carisma fundacional: seguir a Cristo Buen Pastor y Único Maestro en servicio de los hermanos más pobres en la evangelización, catequesis y educación cristiana.

Toda su vida fue un testimonio callado, pero elocuente de su entrega y amor a Dios, a la Iglesia, a sus feligreses. Los predilectos de su corazón fueron siempre los pobres, los niños.

Para proteger a los niños de su diócesis y evitar los riesgos de la educación socialista, fundo escuelas para niños pobres, todas ellas costeadas de su patrimonio; se llamaban “Escuelas Hogar” porque eran centros educativos en donde reinaba un ambiente familiar y Cristiano, estaban diseminadas, callada, discreta y humildemente por varias ciudades de la diócesis como Torreón, San Pedro de las Colonias, Monclova, Frontera, Parras de la Fuente y desde luego Saltillo.

JESÚS MARÍA cumplió con honestidad su vocación de Sacerdote y Pastor; en la política fue cauteloso y prudente, nunca tuvo conflictos ni enfrentamientos públicos con las autoridades de su tiempo.



La fuerza del espíritu se manifestó en la vida de Mons. Echavarría dándole una penetración profundísima de los grandes misterios sobrenaturales, la inhabitación trinitaria y el misterio redentor, la incorporación de Cristo, la santidad y el amor maternal de María, el valor infinito de la Eucaristía, la que celebra con profunda devoción y respeto y otros ministerios semejantes que adquirieron en él una fuerza y eficacia santificadora verdaderamente extraordinaria.
JESÚS MARÍA fue un Obispo Guadalupano, que inculco siempre el amor y devoción a la Madre de Dios.Su celo apostólico y su afán por hacer progresar la fe en la diócesis, le llevo a tener con sus sacerdotes una relación paternal, pero a la vez enérgica, ya que los sacerdotes eran sus principales colaboradores.Después de 96 años de una vida santa, JESÚS MARÍA fue llamado a la casa del padre el 5 de abril 1954, los fieles de Saltillo lo lloraron y lo recuerdan como se recuerda a un Santo.
En 1853 se proclamó Presidente de México el Lic. Benito Juárez.Se retiró a Veracruz el 11 de julio de 1859. Desde ahí expidió las Leyes de Reforma (Separación de la Iglesia y del Estado,
Nacionalización de los bienes del clero, supresión de las Órdenes Religiosas e implantación del Matrimonio Civil) Y en 1861 Juárez fue reelegido presidente, en el mismo año y continuó hasta su muerte la obra de la “Reforma”, Aunque con fuerte oposición.El 26 de Marzo de 1964 la fragata francesa “Cordelliere” bombardeó las defensas de Mazatlán, Sin. Y un contingente de franco-mexicano desembarcó en Altata el 21 de diciembre y avanzó hacia Culiacán, capital del estado, fueron derrotados. El final de la guerra trajo consigo la restauración del Estado..

La familia de Mons. Echavarría fue numerosa él fue el mayor de 12 hermanos. Le siguió:

1. María Del Rosario que contrajo matrimonio con José Clouthier. Tuvieron tres hijos: María Teresa, José y Jesús.

2. María Del Refugio permaneció célibe, vivió en Saltillo por algún tiempo acompañando a su hermano el Sr. Obispo.

3. Luz no contrajo matrimonio y murió a la edad de 40 años.

4. Aurelia, no se casó y también fue a vivir una temporada con, el Obispo de Saltillo, su hermano Jesús María.

5. Ascensión, permaneció célibe también.

6. María Antonia, se casó con Rosalío Echavarría. Procrearon dos hijos: Catalina y Salvador.

7. Francisco, contrajo matrimonio con María Rojo y procrearon a: María de los Ángeles, Sofía, Francisco, Ignacio, María Micaela que murió, María Micaela que vivió, Esthela, Luz, Sara, Alicia, Luis Guillermo, Elena y Ema.

8. José Vicente, no se casó.

9. Guillermo, Se casó con Delfina Zayas.

10. María, contrajo matrimonio con el Dr. S. Okamura. Tuvieron varios hijos: Enrique, Jesús, Arnulfo, María Luz, Flora, Manuel, Nelly que falleció, Nelly que vivió, Mazab y Salvador.

11. Ranulfo, el menor de todos, murió en plena juventud en 1904 un poco después de la muerte de su padre.

 

Los matrimonios antiguos fueron muy prolíferos y se vieron favorecidos por la vivencia de muchos valores que suelen cultivarse en ese estilo de hogares, como son: El saber compartir, interesarse por los demás la ayuda mutua, la tolerancia, la comprensión, la responsabilidad, el cuidar las pertenencias de la familia, el saber escuchar, el amor mutuo, el proteger a los hermanos, el amor al trabajo,… en fin, todos estos valores fundamentados en una profunda Fe, una Caridad ardiente y una firme Esperanza. Teniendo una gran confianza en la Providencia Divina. Cultivaban la oración en familia, el amor a Dios, a la Santísima Virgen y al prójimo. Eran sensibles a las necesidades de los demás, quizá porque también ellos experimentaban necesidades.

En este ambiente cristiano creció el Siervo de Dios “Jesús María”.

Don Ignacio Echavarría, padre del Siervo de Dios, era un hombre virtuoso, pedía a Dios tres grandes gracias que le fueron concedidas No dar molestias, no morir de enfermedad larga, no tener la pena de ver morir a ninguno de sus hijos. Don Ignacio nació en Durango, Dgo. Murió en agosto de 1904, seis meses antes de que el Padre Jesús María fuera consagrado Obispo. Murió a la edad de 74 años. Se casó Don Ignacio con doña María Del Refugio en 1857 a la edad de 27 años. Era once años mayor que su esposa.

 

La mamá del Siervo de Dios: María Del Refugio Aguirre Rochini, nació el 26 de mayo de 1841, en el propio Mineral de San Francisco Javier de Cósala. Sin. y a la edad de 16 años se casó con Don Ignacio. José María Francisco Rómulo de Jesús, el siervo de Dios fue el hijo mayor de la familia y éste nació cuando su madre tenía 17 años de edad. Doña María Del Refugio murió el 3 de abril de 1919 en Culiacán, Sin. A la edad de 78 años

.

 

 

 

El Sr. Cura de Badiraguato, D. Melecio Monje, llevaba muy buenas relaciones con la familia Echavarría, a él se dirigió el joven Jesús María, pidiéndole le enviase al Seminario para dedicarse a la carrera sacerdotal.

El Sr. Cura Monje accedió con mucho gusto a aquellas súplicas, y en efecto pocos días después, venía al seminario nuestro biografiado, protegido por el Sr. Cura de Badiraguato. Hizo en el Seminario muy buenos estudios y presentó algunos actos públicos distinguiéndose con especialidad en Filosofía y Derecho.

Siendo todavía estudiante, se le encomendó una cátedra en el establecimiento; pero una violenta enfermedad del cerebro, causada quizá por la dedicación al estudio, le privó del gusto de concurrir a las aulas y tuvo que aceptar continuar sus estudios en lo particular, según lo permitían sus continuas enfermedades.

Sin embargo su preclaro talento hizo que pronto estuviera en aptitud de sostener su estudio para el presbiterado.

.

El seminarista Jesús María recibe la ordenación Sacerdotal de manos del Ilmo. Y Revmo. Sr. D. Jesús María Urierte y Pérez, el día 28 de octubre de 1886 en la Catedral de Culiacán de la Diócesis de Sinaloa. Colabora como ecónomo del seminario, prefecto y catedrático. En 1890 se le nombró Cura y Vicario foráneo y se le encomendó la construcción del Sagrado Corazón.
El cuidado y la educación cristiana de la niñez fue uno de los principales objetos de su solicitud paternal como párroco. Estableció en la parroquia la enseñanza catequística y visitaba con frecuencia estos centros de instrucción religiosa.

Verdaderamente amante de la caridad evangélica, impulso notablemente la benéfica sociedad de San Vicente de Paúl, de la que fue director hasta octubre de 1904; su solicitud y empeño por los pobres y enfermos llamó la atención; hombre todo caridad y amor al prójimo. La paciencia, la unción evangélica con que auxiliaba a todas las personas hacían que solicitasen de él los últimos auxilios.

Principió la construcción del templo a la Inmaculada, desempeñaba el cargo de secretario de la Mitra y es nombrado Rector del Seminario de Culiacán, el 23 de noviembre de 1895. El 3 de diciembre de 1902, lo nombran Vicario General de la Diócesis de Sinaloa en Sede vacante.

.

Leamos este relato:

“Ya ordenado sacerdote continuó en el Seminario donde desempeñó el
Cargo de Prefecto y Catedrático, con beneplácito de sus superiores y
Alumnos, pero no pudiendo dedicar su cerebro a esta clase de atenciones,
sin grave perjuicio de su salud, la Mitra de Culiacán, se vio en el triste
Caso de privar al seminario de su valiosos servicios y enviarlo a Ministerio”.

Sin embargo como su salud no estaba del todo bien, no era conveniente colocarlo al frente de un curato, por lo que se le dispuso sirviese en una parroquia en calidad de ministro. Desempeñó este puesto por algunos meses al cabo de los cuales, repuesto ya de sus enfermedades se le nombró Cura y Vicario foráneo de la importante parroquia del Fuerte. Ahí trabajó el Sr. Cura Echavarría con un celo verdaderamente apostólico y se hizo estimar por todos sus feligreses”

.

“No duró mucho tiempo en aquella parroquia porque el Sr. Obispo de Culiacán viendo los excelentes trabajos de nuestro biografiado, conoció que debía ponerlo en un puesto donde su celo tuviera más grande campo de acción. Lo llamó a la capital del Estado y lo nombró Cura y Vicario Foráneo de la Parroquia del Sagrario de la Ciudad de Culiacán”.
“Desde su llegada se entregó con grandísimo empeño a su apostolado.
El cuidado y la Educación cristiana de la niñez, fue uno de los principales objetivos de su solicitud paternal.

A este fin estableció en el templo la enseñanza catequética que él mismo desempeñaba dos veces por semana, secundado por otras personas a quienes invitó al efecto, fuera del templo y aún en los barrios más apartados.

Puso también personas que enseñaran la doctrina cristiana; él personalmente visitaba con frecuencia estos centros de instrucción religiosa, examinaba a los niños les daba explicaciones, organizaba fiestecitas, les obsequiaba premios, y les distribuía dulces, prendas de ropa, etc. y periódicamente preparaba grupos para que recibieran por primera imagen19vez la Sagrada Comunión.

Por él se conocieron en esta ciudad la solemnidad con que todavía se acompañan tales actos.
Fundó el “Orfanatorio de la Purísima” benéfico establecimiento que todavía subsiste, y estableció además la Asociación de la Santa Infancia para niños de uno y otro sexo. La escuela dominical para adultos analfabetas.

“Construyó desde sus cimientos el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús, hasta dejarlo casi concluido, grandioso monumento que eterniza su memoria”.

Principió también un templo a la Inmaculada, dejándolo Muy aventajado. En la Catedral hizo muy grandes mejoras; bajo su dirección se concluyó el decoro del edificio; lo proveyó de varias imágenes, le dotó de un excelente púlpito, de confesionarios cómodos y elegantes, etc.
Y a él le tocó también la dicha de bendecir el templo y abrirlo al culto público”.

Mientras esto hacía en su parroquia, desempeñaba el cargo de Secretario de la Mitra, y en ausencia del obispo, era él el que la gobernaba. En este puesto también dio a conocer sus excelentes cualidades.

El miércoles 3 de diciembre de 1902, el Excmo. Sr. Santiago Zambrano y Manzanares, segundo arzobispo de Durango, sede vacante, lo nombra Vicario General de la Diócesis de Sinaloa. A la llegada del Ilmo. D. Francisco Uranga Sáenz, como cuarto obispo de Sinaloa, nuestro biografiado es nombrado Rector del Seminario de Culiacán el lunes 23 de noviembre de 1895.

El viernes 16 de Diciembre de 1904, el Romano Pontífice Pío X expide Bula, nombrando al Presbítero Jesús María Echavarría y Aguirre tercer Obispo de la Diócesis de Saltillo.

.

 

 

 

 

 

El viernes 16 de diciembre de 1904, el Romano Pontífice San Pío X expide la Bula, nombrando al Presbítero Jesús María Echavarría y Aguirre Tercer Obispo de la Diócesis de Saltillo.

 

El Sr. Cura Echavarría se traslada inmediatamente después a la Ciudad de Guadalajara, Jal. Para hacer sus Ejercicios Espirituales Impartidos por los sacerdotes de la Compañía de Jesús, para prepararse convenientemente a realizar la misión que se le entregaba. De los apuntes de Mons. Echavarría trascribimos su principal propósito con relación a su vida espiritual: 

“Oración”: persuadido íntimamente de la importancia de la oración y de su excelencia y absoluta necesidad para el que quiere asegurar su eterna salvación y con mayor razón para el que tiene el deber de atender a las almas y cuidarlas y conducirlas como buen pastor a la vida eterna, me propongo:

Entregarme con más cuidado y con mayor fervor a la práctica de la oración mental o meditación, y al efecto para que mi propósito sea más práctico:

1º Haré diariamente, al menos, media hora de meditación antes de celebrar la Misa, o inmediatamente después de levantarme.
2º No omitiré nada de lo que se aconseja para la buena oración así su preparación remota, como en la próxima. Y más adelante añade:

1.- “La vida para el trabajo, para el descanso la eternidad”.
2.- Soportaré con paciencia las molestias del clima, sin que esto sea causa que me haga aplazar ni omitir el cumplimiento de mis deberes.
3.- Me consagraré entera y totalmente al servicio de la esposa (La Diócesis) que Ntro. Señor me ha dado juzgando como inútil todo trabajo u obra que no vaya encaminado al bien y salvación de mis diocesanos.

“Para asegurar la rectitud de intención y alentarme en el cumplimiento de estos propósitos, pediré siempre su ayuda al Sacratísimo Corazón de Jesús, para cumplirlos y para que todo sea para agradarle y darle gloria y servicio a su Divina Majestad”.

Se trasladó después a la ciudad de Aguascalientes, donde fue Consagrado Obispo el Jueves 12 de febrero de 1905, en la Catedral de Aguascalientes, Agsc., por el Ilustrísimo Sr. Obispo José María de Jesús Portugal y Serrato. O.F.M., este señor obispo ya había sido el segundo obispo de Sinaloa. Segundo obispo de Saltillo y primer obispo de Aguascalientes. Asistieron a esta ceremonia tres sacerdotes de la diócesis de Saltillo, delegaciones de Culiacán y de algunas diócesis vecinas.

La Revista “El Eco Religioso de Culiacán”, en su número del día 12 de febrero de 1905 tuvo estas frases en la comunicación de sus lectores: “¡Hoy es día de júbilo para los católicos de Sinaloa! ¡Hoy late nuestro corazón poseído de entusiasmo, porque un hijo de nuestro Estado es elevado a la dignidad episcopal! ¡Gloria a Dios, que haya querido premiar los relevantes méritos de un sacerdote modelo! ¡Honor, Bendición y Alabanza al Dios tres veces Santo por el beneficio insigne que hoy dispensa a Sinaloa!

El viernes 27 de marzo de 1905, tomó posesión de la diócesis de Saltillo. Frisaba en los 46 años. Era fuerte y robusto.

Echa sobre sus hombros la Diócesis de Saltillo, que había sido erigida como tal por el Romano Pontífice León XIII, por medio de la Bula “Illud in Primis” el 23 de junio de 1891. Fue recibido con gran alegría y gozo por el pueblo de Saltillo en medio de una verdadera fiesta.

(Cabe hacer notar que los dos anteriores obispos de la Diócesis no residían permanentemente en Saltillo, por sus ocupaciones Pastorales de gran extensión y titulares de otras diócesis. Mons. Echavarría fue el primer obispo que se estableció entre sus feligreses, para atenderlos permanentemente).

Su familia le compró un hotel que estaba ubicado por la calle de Benito Juárez entre N. Bravo y Miguel Hidalgo, a un costado de la Catedral de Saltillo para que fuera el Obispado del recién Obispo Jesús María Echavarría. En este Obispado permaneció casi 49 años, pues en su última enfermedad pasó a vivir en el Chalet, ubicado en la calle de Murguía a un costado del Santuario de Guadalupe. El les había comprado esa casa a la naciente Congregación de Hermanas Catequistas Guadalupanas, fundada por Él…

 

 

biogra_11

 

La Diócesis de Saltillo comprendía todo el Estado de Coahuila. Se encuentra en la parte norte de la República Mexicana, su Superficie consta de 150 395 Km. Ocupa el tercer lugar en Extensión entre los Estados de la República. Limita al norte con Texas, EE.UU., al sur con Zacatecas, Zac. y Durango, Dgo., al este con Nuevo León, al oeste con Durango Y Chihuahua.
El relieve de su suelo es muy diverso, sus altitudes varían de 133 mts. A 3741 mts. Sobre el nivel del mar; esto da origen a grandes diferencias de temperatura, la cual se considera templada y extremosa.

El territorio de la entidad está dividido en 38 municipios. Todo El Estado está enclavado en la zona llamada Árido América. Una gran cordillera, la Sierra Madre Oriental, lo atraviesa en Toda su longitud con dirección sureste-noreste. La precipitación pluvial es escasa por el choque con la Sierra Madre y los vientos alisios secos.

La sequedad se manifiesta en la flora; especies herbáceas, plantas Xerófitas y profusión de cactos y agaves. Durante el régimen de Porfirio Díaz, prosperó la Agricultura, la Ganadería y la Minería.

Los dos primeros ferrocarriles, el Nacional y el Central, unieron A México con la frontera de Estados Unidos cruzando el territorio Coahuilense. El 19 de septiembre de 1883 llega a Saltillo el Ferrocarril Nacional.

El internacional penetró por Piedras Negras, hasta Durango y el 19 de mayo de 1897 el Coahuila y Zacatecas unió Saltillo con la región minera de ese Estado; y Coahuila y Pacífico comunicó Saltillo con Torreón en 1911 con una longitud de319.5 Km.

La explotación de las minas de carbón dio origen al desarrollo de la parte central del estado y el descubrimiento de ricos yacimientos de plata en Sierra Mojada llevó cierta prosperidad temporal a la zona oeste que siempre había sido un desierto. En el suroeste de Torreón crecía a un ritmo acelerado gracias al cultivo del algodón y en Matamoros, Viesca, Parras y Saltillo aparecieron industrias derivadas de las actividades agropecuarias. En Saltillo a las tres Normales establecidas por los Bautistas, Metodistas y Presbiterianos se sumaron a la Normal del Estado.

En1891 se originó la Diócesis de Saltillo, segregada de la de Linares, N.L. y con jurisprudencia en todo el Estado, por la Bula del Romano Pontífice León XIII “Illudinprimis” del 23 de junio del citado año.

En 1909, en San Pedro de las Colonias, Coah., salió al público “La sucesión presidencial de 1910” libro escrito por Francisco I. Madero en el que se planteaba la urgente participación del pueblo en las elecciones para dar una salida democrática a los 30 años de dictadura. La permanencia del poder público fue creando un malestar que se manifestó en frecuentes rebeliones. En el estado de Coahuila hubo varios brotes de este tipo, como los de Viesca, Las Vacas y Jiménez, Coah., opresión que dio lugar a la rebelión de 1910. El resultado de los comicios, manipulados por el Gobierno, la represión generalizada, la prisión de Madero y el llamado de éste a la insurrección, provocaron el estallido revolucionario. Aún cuando hubo levantamientos parciales en las regiones de Saltillo y La Laguna, la acción principal de los sublevados se concentró en Chihuahua y los federales siguieron controlando Coahuila hasta la caída del Presidente Díaz.

Con el advenimiento de Madero a la Presidencia, Venustiano Carranza Garza, su secretario de Guerra durante la lucha armada, fue electo gobernador del estado de Coahuila e inició un período de gran actividad. Construyó el Ferrocarril de Cuatrociénegas a Sierra Mojada, instaló en Saltillo una planta calcinadora de zinc, conservó en pié de guerra los cuerpos de tropas estacionadas en Coahuila e implantó la enseñanza militar obligatoria. Carranza preveía una traición del ejército federal y estaba previniéndose para luchar en caso de revuelta. Francisco I. Madero González fue depuesto y luego asesinado el 22 de febrero de 1913. Huerta envió a Coahuila un telegrama informando que había quedado al frente del gobierno.

Carranza no reconoció la legalidad de ese acto e inició en Saltillo la revolución Constitucionalista. Carranza fue perseguido por mil hombres del general Blázquez; pasó por la Hacienda de Guadalupe, donde el 26 de marzo de 1913 promulgó el Plan de ese nombre, formó su gobierno en Monclava, Coah., y siguió por Sacramento, Cuatrociénegas, Torreón y Tepehuanes para llegar a Sonora, donde lo habían reconocido como jefe y la revolución prosperaba. Las fuerzas de Huerta expulsaron a los Carrancistas del estado, pero éstos reconquistaron la entidad en 1914 con la ayuda de la División del Norte. El 2 de abril de 1914, tomaron Torreón, venciendo en San Pedro, Paredón y Ramos Arizpe y recuperaron Saltillo. La ruptura entre Carranza y Villa prolongó la lucha hasta 1917, cuando al fin se impuso el Constitucionalismo.

Durante los años de la guerra civil todas las fuentes de riqueza fueron destruidas; la agricultura se paralizó por falta de cultivos, la ganadería se extinguió por la exportación de ganado a Estados Unidos, a cambio de armas; se suspendió la explotación minera, salvo la extracción de carbón, necesaria para mover los trenes militares.

 

 

 

Los trabajos de construcción de carreteras se fueron realizando muy lentamente. Los automóviles eran vehículos que alcanzaban solamente la velocidad máxima de 60 Km. por hora. Todo esto nos hace comprender la gran dificultad que el señor Echavarría tuvo para comunicase con todos los puntos habitados de su diócesis. El ferrocarril de aquel entonces era lentísimo, de Saltillo a Torreón duraba casi todo el día su recorrido de 265 Km.; de Saltillo a Piedras Negras hay una extensión de 450 Km. y prácticamente hacía dos días el ferrocarril y además había muchos otros pueblos no comunicados por el ferrocarril. A todos ellos llegó el señor Echavarría. ¿Cómo? Lo hacía con vehículos de tracción animal, por caminos no carreteros, sino trazados al azar.
Ciertamente antes del señor Echavarría, ningún obispo de los anteriores había visitado, no digo ya estos poblados fuera de la comunicación ferrocarrilera, sino aún de los comunicados por ferrocarril; porque los señores obispos Zambrano y Portugal apenas si estuvieron en la diócesis de Saltillo durante siete años, y éstos interrumpidos. El panorama de Coahuila como diócesis era muy poco halagador, era más bien aplastante para cualquier espíritu que no tuviera la fuerza de voluntad del señor Echavarría para emprender la obra evangelizadora de su diócesis.

En 1947 escribió una carta al obispo Valverde en la que recordaba el estado en que encontró su sede: “sin clero, sin organización, sin recursos”. La Revolución no se hizo esperar, teniendo no poco que sufrir a causa de ella. La casa del prelado fue ocupada varias veces por revolucionarios, y a causa de ello, los archivos que se iban formando quedaron por el suelo. La escasez de sacerdotes obligó al prelado en larguísima temporada a concentrar en su persona todos los oficios de la Curia Diocesana, sin tener siquiera un escribiente que le ayudara y añadía: “Sigue un estado de cosas”. Para ir a los poblados y rancherías que quedaban fuera del alcance de la comunicación ferrocarrilera o carretera, se necesitaban no solamente días, sino semanas; el enorme desierto contiene en sí rancherías y poblados tan diseminados y distantes que su visita aún hoy en día es muy difícil.

”El municipio de Ocampo es inmenso; su extensión territorial es de 26,443.6 km2, su clima es predominantemente caluroso en verano, frío en invierno, pocas lluvias; sus caminos vecinales, son todos trazados por los mismos habitantes conforme a sus necesidades personales, pero sin ninguna técnica. En tiempo del señor Echavarría no existía ningún vehículo; de todas maneras él logró comunicarse con ellos y los visitaba”.

Cuando llegó el señor Echavarría a Saltillo en 1905 era gobernador del estado el Lic. Miguel Cárdenas por tercera vez. En ese mismo tiempo fungió como interino el Lic. Melchor G. Cárdenas, Venustiano Carranza y encarnación Dávila. Después del Ing. Reginaldo Cepeda, le siguió de nuevo Venustiano Carranza ya dentro de la Revolución Maderista, que fue cuando se convirtió en perseguidor de la Iglesia, de 1911 a 1915.

El señor Echavarría tuvo que extremar su prudencia con esa serie de gobernadores y lo hizo muy bien como vemos en sus libretas: “”26 de febrero de 1912: Visité al señor Gobernador D. Venustiano Carranza, quien me recibió finamente, presentándome con su familia; ya habiendo antes encargado al señor Lic. Cárdenas que me acompañase. Vino con este objeto el señor Lic. Cárdenas a llevarme en su carruaje”.

Todo esto nos hace comprender cómo el Sr. Echavarría fue poco a poco penetrando al ambiente inhóspito de Coahuila a través de su larga y fecunda vida episcopal.

 

El nuevo obispo de Saltillo, Mons. Jesús María Echavarría, toma posesión de la diócesis a él encomendada por el Papa Pío X, el día 27 de marzo de 1905. Fue grande el júbilo de los feligreses de Saltillo, pues ya tenían tres años sin pastor.
El señor obispo ora, reflexiona y estudia la manera de hacer una completa organización de la diócesis y para conocer la realidad de la diócesis, el día 2 de abril de 1905 envía a todos sus sacerdotes su primer circular, pidiéndoles un informe detallado del estado y condiciones de cada una de las parroquias que componen la diócesis para atenderlas mejor, con solicitud y cuidado pastoral.

Un mes después, el 15 de mayo de 1905, les escribe nuevamente animándolos a consagrarse a la enseñanza del catecismo y a establecer en cada parroquia la Congregación del Catecismo. Para el señor Echavarría era fundamental que se impartiera de manera organizada y sistemática la instrucción religiosa. Así mismo les pide a los sacerdotes desterrar del pueblo las lecturas impías y les exhorta para que hagan llegar la buena lectura a todos los fieles como “El Mensajero del Corazón de Jesús”.

Devoto de la Santísima Virgen, apoya la iniciativa de damas de la ciudad de México que solicitan del Santo Padre Pío X la definición dogmática de la Asunción de la Madre de Dios, pidiendo a los sacerdotes recolectar firmas para ser enviadas a Roma. Atento a que su Clero esté al tanto de las disposiciones de la Santa Sede, les avisa de la publicación de un boletín mensual de la Curia, y les envía instrucciones de la Congregación de Ritos para cuando el sacerdote tenga que celebrar en dos iglesias distintas.

Para que sus sacerdotes se actualicen y estén al día en moral, les avisa que de acuerdo al Art. 672 del Concilio Latinoamericano, les enviará casos de moral que deberán resolver cada mes y mandar la solución por escrito a la Secretaría de la Mitra. Los sacerdotes que radican en la ciudad, asistirán a los estudios de los casos cada mes.

 

 

Al celebrar el primer año de haber recibido la Diócesis, nuevamente insiste en que se erija la Congregación de catequesis en cada Iglesia o Parroquia, mandando que los seminaristas y vicarios o coadjutores ayuden a la enseñanza de la catequesis. 

 

 

 

 

Al enterarse de la situación tanto física como espiritual de todas las parroquias de la diócesis, al haber recibido contestación a su primera circular, prepara y organiza, pese a las incomodidades del transporte que tuvo en la gran extensión territorial de la diócesis de Coahuila, llegando hasta los más remotos lugares, que en ese tiempo estaban incomunicados por no haber carreteras y en varios de ellos ni ferrocarril. La inicia el 15 de abril de 1907 y la termina el 12 de junio del mismo año. Efectúa la segunda el 23 de septiembre de 1908 y la termina el 17 de octubre del mismo año. Visita 14 poblaciones en total, entre otras parroquias, la de Nadadores, San Buenaventura, Múzquiz, Esperanza, Allende, Rosales, Nava, Santa Gertrudis, etc.

 

 

El señor Echavarría dispone que se cumpla el mandato Pontificio del 22 de agosto de 1906, publicado en el número 18 del Boletín Diocesano, acerca del acto de Consagración al Sagrado Corazón de Jesús y ordena organizar las fiestas con gran solemnidad. Él personalmente profesaba un gran amor al Sagrado Corazón de Jesús, por tal razón encarece a los sacerdotes que motiven a los fieles a consagrarse al Sagrado Corazón de Jesús. Ésta devoción fue arraigándose en los fieles de Saltillo, los que además lo entronizaban en sus hogares

.

 

 

Incluimos una carta que envió con motivo del Jubileo Sacerdotal del Santo Padre:

“Excitamos vivamente a mis venerables hermanos, señores Curas, Sacerdotes y fieles de la Diócesis a orar por S.S. Pío X y obtener el mayor número de Óbolo, oraciones y comuniones. Su Santidad Pío X ha tenido que sufrir ondas penas desde que subió al Solio Pontificio con motivo de las inicuas persecuciones religiosas que se han levantado en Francia y aún en Italia, contra la Iglesia. Ved pues un motivo más para aprestarnos a ofrecer algún consuelo al corazón contristado de nuestro bueno y tierno padre. Los homenajes fervientes de amor y de fe que le ofrezcamos unidos a los católicos de todo el mundo, con motivo de su Jubileo Sacerdotal, impresionarían sin duda de manera suave, dulce y consoladora su lastimado corazón”.
Con todo el afecto de nuestro corazón enviamos a vosotros, mis venerables hermanos, y a todos los fieles nuestra bendición pastoral.

Saltillo, enero 15 de 1908.
Jesús Marí­a
OBISPO DE SALTILLO

 

 

 

Recuerda año con año a los señores curas que avisen e informen a los fieles sobre el tiempo para cumplir el precepto pascual de confesión y comunión y que en cuaresma se abstengan de asistir a bailes, teatro, cine y diversiones profanas, y que en cambio se dediquen a la oración y penitencia como lo desea la Santa Madre Iglesia; insta a los sacerdotes a que prediquen la Divina Palabra, recen con los fieles el Vía crucis, el Rosario a la Santísima Virgen y recojan limosnas para los Santos Lugares.

 

 

Al celebrarse el centenario de la Independencia, dispone que se celebre un sufragio a favor de las almas de las personas que murieron en la lucha, además quiere el señor obispo Echavarría que se haga una celebración en expiación por los pecados nacionales. Pide el Señor Obispo que se ore continuamente por la paz de la patria, tan desgarrada por las luchas internas que a causa de la guerra ha sufrido el país, y para ello dispone la Hora Santa de penitencia.

 

 

La espiritualidad de Mons. Echavarría, en esta primera etapa de su actividad pastoral como tercer obispo de Saltillo, está basada en un interés genuino por conducir a todos los fieles a Jesús Buen Pastor, insistiendo en todo momento a los sacerdotes se dediquen a la enseñanza de la Doctrina Cristiana (catequesis). Como vemos en Mons. Echavarría, la doctrina brota de su amor y adhesión a la Iglesia y lo manifiesta a través de las circulares que envió de una manera metódica y ordenada a los sacerdotes y feligreses.
De su espiritualidad que se expresa por un gran amor a la Eucaristía, al Sagrado Corazón, a la Santísima Virgen, a la Iglesia y al Papa, nace su acción pastoral que beneficia a los fieles.

El amor a la diócesis fundamenta su labor pastoral con acciones muy concretas sobre las personas, parroquias o lugares, permitiendo o negando ciertas cosas que ayudan o estorban al bien de la diócesis, como son: prohibición a clérigos orientales a recoger limosnas entre los fieles, celebrar, predicar, o ejercer algún ministerio, exhortaciones a pedir por la patria, en las circunstancias difíciles por las que atravesaba, dispone que se celebrara Misa en Catedral o iglesias parroquiales y demás templos, con exposición del Santísimo, pidiendo el don de la paz por intercesión de la Santísima Virgen de Guadalupe, ofreciéndole confesiones y comuniones, lo mismo hacer obras de caridad.

De esta manera se van descubriendo los rasgos que lo caracterizaron en lo doctrinal, en lo espiritual, en lo apostólico y que marcaron su perfil en esta misma línea durante toda su labor como pastor de la diócesis de Saltillo.

 

biogra_21

 

 

Su Acción Pastoral es amplia, abarca toda la Diócesis y aquellos aspectos apostólicos de los fieles.

  • Realiza visitas pastorales a las parroquias con visión al futuro.
  • Su grande preocupación es la organización metódica de la catequesis en parroquias y vicarías.
  • Impulsa fuertemente grupos apostólicos y de caridad.
  • Primer congreso eucarístico de saltillo 1943En acción social abarca obras con: campesinos, obreros, obreras, presos en la cárcel, jóvenes y ancianos (as)…; con educación cristiana impulsa la cultura.
  • Promovió e integró a los laicos en la pastoral de la diócesis.

En su labor pastoral se destaca muy principalmente la promoción de la persona humana:

  • Atender a pobres y desamparados.
  • Organizar misiones populares para la evangelización.
  • Fundar escuelas parroquiales formando patronatos con personas pudientes, 1911.
  • Crear Escuelas Hogar para combatir la Educación Socialista, 1935.

 

El Obispo migrante

jovenFélix BarrónFoto 7 Foto 26

Monterrey,  México (19 marzo 2014).- Dos exilios fuera de la Diócesis de la capital de Coahuila y de México vivió el sinaloense Jesús María Echavarría y Aguirre, extinto tercer Obispo de Saltillo, en épocas convulsas de la persecución religiosa en el País.

Fallecido en 1954, este sacerdote desterrado y migrante fue recientemente nombrado “Venerable” por el Papa Francisco al reconocer sus “virtudes heroicas”, avanzando así en su camino hacia la santidad.

 
I
El primer destierro del Obispo inició con su salida el 27 de abril de 1914, durante el gobierno de Venustiano Carranza, y concluyó con su regreso el 2 de mayo de 1918. Foto 7Foto 7

Foto 7Foto 7En el trayecto estuvo en Guadalajara, Ciudad de México, San Luis Potosí, Poza Rica y Veracruz, desde donde salió a La Habana.

Tras una estancia corta se trasladó a Key West, Florida, y a Nueva Orleáns, Louisiana. También vivió en San Antonio y en otras ciudades de Texas.

Echevarría y Aguirre vivió un segundo exilio durante el gobierno de Plutarco Elías Calles, del 21 de abril de 1927 al 2 de julio de 1929.

Salió entonces de Saltillo rumbo a la Ciudad de México, donde después de ser interceptado por fuerzas oficiales, fue remitido en tren a Nuevo Laredo.

Ahí, forzado por militares y junto con otros religiosos, cruzó a Laredo para luego llegar a ciudades de Tennessee, Utah y California.

IIf.verde


 Los años de exilio del religioso quedaron inscritos en sus diarios personales, un testimonio único sobre la época de la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera.

Como parte de los documentos que sirvieron a la causa vaticana se contó con una investigación sobre estos manuscrits realizada por Gerardo González Lara, profesor titular del Departamento de Estudios Humanísticos del Tec de Monterrey.

“Para robustecer la causa se necesitaba complementar con estudios distanciados, en donde no se le viera como Siervo de Dios, sino como líder que en su momento, histórica y sociológicamente, impactó desde la literatura y desde la migración”, indicó el también doctor en Estudios Humanísticos con especialidad en Literatura y Discurso.

González Lara tuvo oportunidad de accesar a los archivos del personaje, en custodia por la congregación de las Hermanas Catequistas Guadalupanas, que el religioso fundó en 1921.

En los documentos están 19 diarios con las memorias del tercer Obispo saltillense.

El investigador estudió, digitalizó y organizó los documentos, con apoyo del Recovering U.S. Hispanic Literary Heritage Project de la Universidad de Houston.

En su tesis de doctorado “Palabras y Silencios del Tercer Obispo de Saltillo Jesús María Echavarría y Aguirre”, defendida en 2011, realizó una edición crítica de los documentos.

“Echavarría era proclive a la escritura, lo hacía de una manera muy grata, muy bien hecha e ilustrativa del contexto social y de su yo”, dice el también integrante de la Cátedra Memoria, Literatura y Discurso.

Foto 26Imagen1“Desde el fenómeno de la migración, exilio y transnacionalismo, también son un estudio de cómo el fenómeno impactó a ambos países. Él sufrió y vivió la experiencia del exilio”, agrega.

Sus diarios muestran cómo vivió la persecución religiosa, las matanzas de los enfrentamientos armados, la hambruna y el saqueo.

La investigación, que tardó seis años en realizar, recibió el reconocimiento EMC Heritage Trust Project 2009 y el Premio Rómulo Garza a la Investigación.

Leer más:http://www.elnorte.com/vida/Articulo/792/1583478/?pxs=1#ixzz2wXhmeYmU
Follow us:@elnortecom on Twitter