Get Adobe Flash player

33.- TESTIMONIO DE LA HNA. MARÍA DEL CONSUELO ORTÍZ GÓMEZ H.C.G.

1. Ámbito de conocimiento

Conocí al Siervo de Dios en el año de 1922, yo fui alumna de las primeras  Hermanas Catequistas Guadalupanas y del primer colegio fundado por el Siervo de Dios llamado “ Colegio Guadalupano”, la mayoría de los niños éramos pobres y fui viendo el desprendimiento y la generosidad de Jesús María para sostener de su propio patrimonio el colegio y las Escuelas Hogar. Recuerdo muy bien que nos visitaba para ver cómo nos estaban enseñando y ver si progresábamos en las clases.

2.Cuidado de los pobres

A los niños pobres que vivían lejos o no tenían para desayunar, él disponía que las madres nos prepararan desayuno completo y también comida, siempre estaba la mesa puesta para los pobres; todo lo pagaba él. Yo observé el desprendimiento de sus bienes para dar a los necesitados. El colegio fue clausurado por orden del gobierno.

3.Tres meses después de que él regresó del destierro, ingresé al Instituto de Hermanas Catequistas Guadalupanas, él me dio la autorización y la admisión, conviví con  él en el Obispado y me di cuenta de que los sábados les daba su ayuda a los ancianos, a gente indigente, necesitada y nosotras le ayudábamos a repartir dinero, despensas, ropa, todo de sus bienes o donativos, nada de la Diócesis, a nosotras también nos pasaba cierta cantidad para nuestro sustento diario.

4.  Su vida de oración

Él era muy sencillo, como sencilla era su casa, todos sus muebles, así era su modo de ser pobre y desprendido. El Señor Cura Robles que estaba en Catedral decía: “Este hombre es un Varón Justo”.

5.  Cuando yo conviví en el Obispado observé que era muy madrugador, se levantaba muy temprano a hacer oración, una oración muy fervorosa y constante, siempre de rodillas en su reclinatorio, con mucho recogimiento, no quería distracciones de ninguna especie, también rezaba el Angelus en la capilla. La Santa Misa y el Santo Rosario lo hacía con mucha devoción y fervor, como que hablaba con Dios, como que lo estaba viendo personalmente, con mucha fe, siempre estaba en lo que estaba.

Una respuesta a 33.- TESTIMONIO DE LA HNA. MARÍA DEL CONSUELO ORTÍZ GÓMEZ H.C.G.

Deja un comentario